Convergence | Martín Blázquez

Convergence / 2006

Ver/Ocultar texto

La permanente búsqueda de la belleza es un ideal que ha estado siempre presente desde los albores de la humanidad. Esta búsqueda nos define además como individuos, pues qué elegimos como bello es una decisión completamente personal afectada por nuestras experiencias, deseos y aspiraciones. Y esa elección posee la fugacidad de una revelación y, al mismo tiempo, la solidez de una certeza: la de que sólo hace falta mirar en la dirección y el ángulo adecuados para encontrar la belleza.

Una belleza de aspecto sencillo y puro captada por una cámara, hermanada con los resultados alcanzados por los artistas del minimalismo mediante medios pictóricos, pero que va más allá gracias a la seducción establecida por esos ambiguos referentes reales de la fotografía. Imágenes que nos invitan a mirar de nuevo, haciéndonos dudar de lo que estamos contemplando, de lo que creemos ver, buscando el equilibrio perfecto entre lo que se mira y lo que su observación provoca en nosotros.

Decía Ortega y Gasset que la visión tiene varios grados de realidad entre lo patente, lo que está en la superficie, y lo latente, lo que está más allá de donde llega la perspectiva de mi mirada. Así, nuestros ojos recorren las imágenes con una excitante incertidumbre acerca de lo que nos están mostrando, en un juego no menos sugerente: abstraernos en lo examinado y descubrir con emoción que el mecanismo de la visión sigue siendo un motivo de sorpresa para todos nosotros.

Martín Blázquez