Miami | Martín Blázquez

Miami / 2012

Ver/Ocultar texto

Situado fuera del tiempo y el espacio, cautivo para siempre en la eternidad de un instante, quedo suspendido en un mar de silencio, limpio y puro, donde los edificios surgen a mi alrededor como auténticos buques fantasma.

Me dejo atrapar por la melancolía que emana de la belleza serena de un espacio onírico donde se difuminan las fronteras entre la abstracción y la figuración, donde lo real y lo irreal no forman ya parte de categorías estancas y limitadas. Y por primera vez me siento libre.

Martín Blázquez