Undisturbed | Martín Blázquez

Undisturbed / 2010

Ver/Ocultar texto

Una ciudad revela su verdadera identidad bajo las condiciones climatológicas más extremas, dado que por lógica, tanto su arquitectura como sus infraestructuras se diseñaron para adaptarse a ellas. En el caso de la ciudad de Chicago, esto significa que los edificios están pensados para soportar grandes cantidades de nieve y temperaturas bajísimas. Las inclemencias que castigan Chicago se gestan sobre las vastas praderas que quedan al Oeste de la ciudad. Tras descargar su ira sobre los rascacielos de esta ciudad, la naturaleza sigue su curso hacia el Este por el lago Michigan, donde se rearma tras librar una dura batalla contra estos gigantes.

No es fácil distinguir si estas imágenes están tomadas en blanco y negro o en color. Simplemente capturan un instante en el que la ciudad, bañada en nieve, apenas muestra dos tonos. Sobre un uniforme y mullido fondo blanco, edificios y calles se tornan en poco más que oscuros contornos grabados entre los remolinos de la tormenta. Sin embargo, aquí reina la calma. Y asistimos a esa poética entre naturaleza y civilización tan difícil de ver en otras ocasiones. Tal vez las condiciones sean extremas, pero no hay sensación de urgencia, ya que la ciudad está cumpliendo la función para la que fue construida.

Martín Blázquez